LA PUNTERÍA DEL GRAN HERMANO

Va a ser cierto que nos vigilan. Al menos a mí. La semana pasada comenté en algún muro de Facebook que había sobrevi­vido a lo más duro de la pande­mia gracias a que, al llegar a casa, me transportaba a los siglos XII y XIII...

0