PERO, ¿QUÉ DIABLOS ES ESTO?

Una de las tardes calurosas de este verano salí a leer buscan­do algo de aire fresco. Me senté en un banco y me enfras­qué en la lectura de la novela que llevaba entre manos hasta que una voz infantil me sacó de 1955 y me...

0